LIPOSUCCIÓN

La liposucción es una técnica que ha estado vigente por más de 15 años, perfeccionándose asi con el tiempo. Si el profesional que la lleva a cabo es un buen cirujano, entonces no presenta riesgos.
Este tipo de tratamiento está enfocado para pacientes que padecen de celulitis localizada.

El médico que llevará a cabo el tratamiento deberá primero testear la tensión de la piel, ya que en pieles poco flexibles pueden producirse algunos efectos poco satisfactorios para el paciente.
El método consiste en introducir una pequeña cánula ligada a una bomba en la zona afectada por la celulitis para luego comenzar a aspirar la grasa profunda y las células grasosas.

LIPOESCULTURA ULTRASÓNICA

Utiliza una sonda que emite ondas de alta frecuencia para producir la licuación de las células grasosas. Luego con una succión a baja presión se retirará esa grasa.
Al pasar esta sonda sobre la capa de grasa superficial, esto mejorará la celulitis de la misma forma que cuando pasamos el ultrasonido externo en gabinete.

Este método facilita la aspiración de zonas fibrosas, tales como los tejidos de la parte baja de la espalda, el pantalón de montar y en las reoperaciones.
Produce una mejor retracción de la piel, más que nada en las áreas de flaccidez, tales como los brazos (la parte inferior de los tríceps), cara interna de muslos y el abdomen en mujeres de edad.

La lipoescultura ultrasónica produce menos pérdida de sangre y menos hematomas post-tratamiento, porque no lesiona los vasos sanguíneos ya que mejora el “poceado” de la celulitis gracias a un efecto regenerador del colágeno de la dermis.

LA ENDERMOLOGÍA

Este método consiste en un masaje mecánico producido por un aparato dotado de rulos motorizados, capaces de captar el tejido cutáneo y asi efectuar el famoso masaje denominado "pliegue, enrollada y desenrollada".
Está dirigido especialmente a las personas que padecen celulitis localizada.

Esta técnica favorece a que los tejidos llenos de grasa se liberen de sus sobrecargas, asi desbloqueando la microcirculación y depurando las toxinas e impurezas.

LA ELECTROLIPÓLISIS

La electrolipólisis es un método especialmente dirigido a mujeres delgadas que padecen de la celulitis localizada. Consiste en el uso de una computadora y agujas muy largas de uso único que serán aplicadas en las zonas celulíticas donde esté acumulada la grasa.
Primero se cubrirán las zonas que se tratáran con unas vendas auto-adhesivas. Las agujas transmitirán electricidad y de acuerdo al voltaje y amperaje que se le de, se obtendrán diferentes acciones:

1) Quemar la grasa de las zonas donde se han aplicado las agujas
2) Depurar y drenar las toxinas
3) Tonificar nuevamente los músculos

Este método, para ser efectivo, exige que se realicen 2 sesiones semanalas de 35 minutos cada una, durante 5 semanas. Esto logrará que los efectos obtenidos sean más duraderos.
Luego de esto, deberán hacerse algunas sesiones, dos o tres por año para mantener en forma la piel.

MESOTERAPIA

La mesoterapia consiste básicamente en administrar medicamentos directamente sobre las zonas afectadas por la celulitis y no ingiriendolos por vía oral.
¿Cómo se aplican sobre zonas específicas? Con microinyecciones indoloras, que aplicarán dosis bajas de medicamento, de las cuales la mayoría quedará concentrada para combatir en la zona donde se ha inyectado, y un porcentaje menor ingresará al sistema circulatorio.

Tenga cuidado, porque una mala práctica de la mesoterapia puede producir molestias y puede resultar no tan efectiva como se debe.